Renée Zellweger sorprendió a todos al reaparecer totalmente irreconocible en un evento de la revista Elle en Hollywood. La protagonista de El diario de Bridget Jones se ha pasado con la cirugía estética y ya nada queda de su antigua cara. Sus pómulos marcados, su nariz redonda y ojos achinados han desaparecido.

La actriz ya nos tenía acostumbrados a radicales cambios de look. Cada vez que interpretaba a Bridget Jones tenía que ganar una considerable cantidad de peso, unos 12 kilos, que rápidamente solía perder al finalizar el rodaje, y así sucesivamente. Pero nunca el cambio sorprendió tanto como esta última vez con un rostro completamente desfigurado por la cirugía.

Aunque parece que Renée, de 45 años, no es muy consciente de haber terminado de un plumazo con toda su expresión y naturalidad, y posó sonriente con su última pareja, el músico Doyle Bramhall.

Fuente : #diariovasco